ESTE BLOG DESAPARECERÁ EN BREVE

lunes, 30 de abril de 2012

FEDERICO GARCÍA LORCA, MÚSICO

Evidentemente todos conocemos a Federico García Lorca, el poeta español más leído en el mundo entero; pero ¿sabemos también que su verdadera y primera pasión fue la música? Os invito a leer esta pequeña biografía musical del artista que he realizado tras la lectura de diferentes artículos biográficos y diversa correspondencia del autor.

Federico García Lorca nació el 5 de junio de 1898 en Fuentevaqueros (Granada). Procedía de una larga saga de músicos y artistas, lo cual tuvo una influencia fundamental a lo largo de su vida y de su obra. Su bisabuelo paterno era guitarrista y cantante, arte que transmitió a sus descendientes. De esta manera, Federico vivió la música desde la cuna, aprendiendo los cantes y los bailes populares andaluces a muy temprana edad.

Su formación musical la inició con su madre y su tía Isabel García, la cual cantaba acompañándose de la guitarra con notables cualidades musicales. Ellas conseguirán despertar en el joven Federico el interés por la música tradicional.

Fue en 1908 cuando comenzó su formación musical académica en unos mese que pasó en Almería, donde también se matriculó en Bachillerato. Al año siguiente su familia se traslada a Granada, estudiando con Eduardo Orense, organista de la Catedral y pianista. Posteriormente continuó sus estudios de piano y armonía con su gran profesor, Antonio Segura Mesa, el cual llegó a decir: "...le auguro una distinguida carrera musical..." Lorca llega a manifestar a su profesor la intención de dedicarse profesionalmente a la música.

 Sintió una profunda admiración por las obras pianísticas de Mozart, Beethoven o Chopin -en un primer momento- y posteriormente por las del nacionalista ruso Mihail Glinka o el impresionista francés Claude Debussy (profesor de Falla). Cuando en 1914 se matriculó en la Universidad de Granada, sus compañeros lo conocían como un magnífico músico, no como poeta.

Pero en 1916 fallece Antonio Segura y el padre de Lorca se opone a que el joven viaje a París (donde se encontraban en esta época los mejores músicos del momento) para continuar con sus estudios musicales. La prometedora carrera musical del artista quedó súbitamente truncada.

En 1919 conoció a D. Manuel de Falla, relación que tuvo una enorme influencia en la estilística del granadino. Las magníficas dotes musicales de Lorca, su talento para la improvisación y su amplio conocimiento musical le hará destacar en los círculos artísticos. Conocerá a los músicos más importantes de su época como Regino Sainz de la Maza (guitarrista para el que, en 1940, Joaquín Rodrigo compondría el Concierto de Aranjuez), Adolfo Salazar (compositor, musicólogo e historiador), Rodolfo Halffter (compositor), Ángel Barrios (compositor y guitarrista), además de al ya mencionado maestro Falla, con quien culminará su formación como músico.

Su interés por la música popular le lleva a recopilar gran número de canciones que armoniza e incluye en sus obras teatrales o en sus recitales poéticos. Diez de estas obras, tituladas Canciones Populares Españolas, fueron grabadas en 1931 en cinco discos gramofónicos de 25 cms y 78 r.p.m., con un tema por cada cara. Él mismo tocó el piano, acompañando al cante a Encarnación López Júlvez "La Argentinita". Estas canciones fueron: Zorongo gitano, Anda jaleo, Sevillanas del s. XVIII, Cuatro muleros, Nana sevillana, Pelegrinitos, En el café de chinitas, Morillas de Jaén, Mozos de Monteleón y Tres hojas.

Pero no se interesó sólo por lo andaluz, sino que llegó a tener un voluminoso repertorio musical gallego y catalán, estudiando los Cancioneros de Pedrell, Barbieri, Torner y Ledesma.

En 1921 acompaña a Falla en un viaje a Sevilla para "...oir cantar la saeta en su forma más pura..." Un año más tarde ambos artistas organizan la "Fiesta del cante jondo", que se celebró en Granada. El concurso tenía por primer objetivo marcar la diferencia entre el cante jondo -de origen antiquísimo- y el cante flamenco -de creación más reciente-, enalteciendo al primero como arte universal y preservándolo de la adulteración musical y de la amenaza de los "cafés cantantes" donde se divulga el segundo. La estética promulgada por el maestro gaditano "de lo local a lo universal" (a su vez aprendida de su maestro, el gran Felipe Pedrell), se fijó para siempre en el corazón de su alumno, el joven Federico. Tan entusiasmado estaba éste con dicho concurso que escribió a su amigo Regino Sainz de la Maza:

"...Queridísimo Regino: Estamos atareadísimos y yo trabajando tanto que apenas si he tenido tiempo de escribirte… Pero ya sabes tú cuánto te quiere este poetilla y guitarrista (sé tocar algo ya). Falla está contentísimo porque han concedido dinero (en el Ayuntamiento) y vamos a hacer la fiesta más interesante que desde hace años se ha celebrado en Europa. ¡Todos estamos satisfechísimos!..."

En este contexto músico-artístico fue cuando Lorca concibe su Poema del cante jondo, aunque este no vio la luz hasta diez años más tarde.

En su fase de madurez Federico encontrará en el teatro el espacio idóneo para satisfacer su inquietud musical. En él consiguió engarzar perfectamente sus dos grandes pasiones: música y poesía; bien fuera en forma de letrilla, de canción popular, baile o música incidental.

En 1923 estrena con ayuda de D. Manuel de Falla (al piano) La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón, teatro de marionetas que aglutinaba lo tradicional -se basa en un cuento andaluz- con las corrientes musicales más vanguardistas. Ambos artistas también colaboraron ese mismo año en la ópera Lola, la comedianta, que no llegaron a concluir.

En 1927 publica sus 97 Canciones, compuestas entre 1921 - 1924.

Tras una denuncia anónima, muy probablemente por razones de tierras (su padre era un terrateniente) fue detenido el 16 de agosto de 1936 en casa de su amigo Luis Rosales por las fuerzas nacionales. De nada le sirvió su amistad con el fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, pues el gobernador civil de Granada, José Valdés Guzmán, ordenó su ejecución, la cual tuvo lugar en la madrugada del 19 de agosto en el camino de Víznar a Alfacar (Granada).

76 años después de su asesinato seguimos sin aprender nada... España sigue dividida... pero ahora en más de dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario